I. Proyecto

Construyendo resiliencia ante el riesgo de desastres a través de la preparación y manejo de emergencias en comunidades rurales Mayas de los Departamentos de Baja Verapaz, Quetzaltenango y Quiché/Guatemala

II. Ubicación

El proyecto se estará ejecutando en la región del occidente del país. A nivel de la estructura de la iglesia católica en una Arquidiócesis y una Diócesis y ASECSA, a nivel Guatemala, Centro América.

  1. Pastoral Social – Caritas de los Altos Quetzaltenango- Totonicapán. (10 comunidades)
  2. Pastoral Social – Caritas Diócesis de Quiché. (10 comunidades)
  3. ASECSA, Rabinal, Baja Verapaz. (20 comunidades)

III. Objetivo General

Fortalecimiento de capacidades para la aplicación de conocimientos locales relacionados con la prevención de catástrofes a nivel comunitario e institucional contribuyen a la integración y coordinación con organizaciones competentes a nivel nacional y a la utilización en futuros proyectos de los elementos adquiridos a través de la experiencia, en contextos similares de países centroamericanos

Objetivos Expecíficos

Ante el riesgo local conformado por escenarios de multiamenazas, 40 comunidades han mejorado su capacidad de respuesta y mecanismos de articulación en casos de desastres con autoridades competentes a través de la aplicación de planes locales de respuesta y sistemas de alerta temprana comunitarios que incluyen la pertinencia cultural y de género

40 comunidades y 3 contrapartes cuentan con instrumentos ajustados socioculturalmente, en las áreas de reducción del riesgo de desastres que permiten una atención rápida, diferenciada y digna de población damnificada en situaciones de riesgo

Organizaciones socias de Cáritas Alemana y Diakonie Katastrophenhilfe han mejorado su capacidad institucional de respuesta a desastres, así como su articulación con otros actores relevantes del ámbito comunal, municipal, departamental y nacional para evaluar y articular las acciones previstas en el marco de Sendai 2015-2030 para la reducción del riesgo de desastres

El registro y documentación de las mejores prácticas y lecciones aprendidas de este proyecto permiten el aprendizaje e intercambio con otros actores humanitarios y de la sociedad civil en general

IV. Comunidades atendidas en Pastoral Social - Caritas

1.-

San Carlos Sija

1.1.

Caserío La Fuente San José Chicalquix.

1.2.

Caserío Sector II, San José Chicalquix

1.3.

El Centro de la Aldea, San José Chicalquix.

1.4.

Aldea Esquipulas Seque

2.-

Cabricán

2.1.

Xacaná Chiquito

2.2.

La Esperancita - Corrales

2.3.

Buena Visa, El Cerro

3.-

Huitán

3.1.

Huitancito

3.2.

Vixben

3.3.

La empalizada

V. DESCRIPCIÓN DE LAS CONDICIONES DE LA ARQUIDIÓCESIS Y COMUNIDADES

Ante el riesgo local conformado por escenarios de multiamenazas, 40 comunidades han mejorado su capacidad de respuesta y mecanismos de articulación en casos de desastres con autoridades competentes a través de la aplicación de planes locales de respuesta y sistemas de alerta temprana comunitarios que incluyen la pertinencia cultural y de género

40 comunidades y 3 contrapartes cuentan con instrumentos ajustados socioculturalmente, en las áreas de reducción del riesgo de desastres que permiten una atención rápida, diferenciada y digna de población damnificada en situaciones de riesgo

Organizaciones socias de Cáritas Alemana y Diakonie Katastrophenhilfe han mejorado su capacidad institucional de respuesta a desastres, así como su articulación con otros actores relevantes del ámbito comunal, municipal, departamental y nacional para evaluar y articular las acciones previstas en el marco de Sendai 2015-2030 para la reducción del riesgo de desastres

El registro y documentación de las mejores prácticas y lecciones aprendidas de este proyecto permiten el aprendizaje e intercambio con otros actores humanitarios y de la sociedad civil en general

Información General del Municipio

El Municipio se encuentra situado en la parte norte del departamento de Quetzaltenango, el cual pertenece a la Región Sur-Occidental o Región VI del País. Tiene una extensión territorial de 148 km².

Limita al norte con los municipios de Malacatancito, del departamento de Huehuetenango y Sipacapa de San Marcos; al Sur con San Francisco la Unión y Cajolá; al Occidente con Sibilia, Huitán y Cabricán, todos del departamento de Quetzaltenango y al Oriente con San Cristóbal Totonicapán, San Francisco El Alto, Momostenango y San Bartolo, todos de Totonicapán.

Se encuentra situado en la parte norte del departamento de Quetzaltenango. Ubicado en la latitud: 14° 59' 04" y en la longitud 91° 32' 55"; a una altura de 2,642.13 metros sobre el nivel del mar.

El Municipio está a 24 km. de la cabecera departamental de Quetzaltenango y a 226 km. de la ciudad capital de Guatemala.

A continuación se enlistan las principales amenazas encontradas en las dos comunidades de San Carlos Sija,

  • Sismos (temblores)
  • Huracanes
  • Agotamiento de fuentes de agua
  • Contaminación por desechos sólidos

Los amenazas de categoría “Antrópicas”, entre éstas: Deforestación, Incendios forestales y agotamiento de agua, resultan también entre las más valoradas. La deforestación

Análisis de Vulnerabilidad

La matriz de vulnerabilidad para las comunidades evaluadas, muestra los siguientes resultados:

  • Ubicación de las viviendas
  • Calidad de construcción de viviendas
  • Nivel de Organización poblacional
  • Liderazgo
  • Participación en la toma de decisiones
  • Manejo de desechos sólidos
  • Participación Institucional Local

El municipio de Cabricán dista 45 kilómetros de la cabecera departamental de Quetzaltenango y a 247 kilómetros de la Ciudad Capital, su extensión territorial es de 60 km² y se sitúa a una altura de 2,625 metros sobre el nivel del mar, ubicado entre las coordenadas geodésicas de 15º 04' 26" latitud norte y 91º 38' 53" longitud oeste.

Ubicado en la zona occidental del País, el municipio de Cabricán pertenece al departamento de Quetzaltenango, limita al norte con el municipio de Sipacapá del departamento de San Marcos, aldea Saquicol del municipio de San Carlos Sija, Quetzaltenango; al sur con el municipio de Huitán del departamento de Quetzaltenango; al este con el municipio de San Carlos Sija, Quetzaltenango y al oeste con los municipios de Río Blanco y Comitancillo, del departamento de San Marcos

La biotemperatura oscila entre 12.5 a 18.6 grados centígrados, con las estaciones de verano e invierno perfectamente definidas.

Los principales indicadores de vulnerabilidad que se obtuvieron como resultado de la matriz son:

  • Calidad en la construcción de las viviendas
  • Calidad de construcción de edificios e infraestructura
  • Nivel de organización poblacional
  • Manejo de desechos sólidos
  • Participación Institucional Local

La lista previa constituyen las vulnerabilidades que los comunitarios identifican como las más potenciales dentro de su territorio. Basándose en la categorización, las vulnerabilidad de tipo “físico”, la calidad de construcción de viviendas, muestra el siguiente resultado para Xacaná Chiquito, “más de la mitad de las viviendas no brinda seguridad a sus habitantes, su estructura no es de concreto o acero y no se usan técnicas de construcción sismo-resistentes”. En ambas comunidades los edificios e infraestructura presentan el mismo nivel de vulnerabilidad, refiriéndose a “más de la mitad de los edificios e infraestructura local (escuelas, edificios municipales), utilizan inadecuadas técnicas y materiales de construcción, no toman en cuenta los riesgos existentes”.

El municipio de Huitán. se encuentra a una distancia de 39 kilómetros de la cabecera departamental de Quetzaltenango y a 242 kilómetros de la ciudad capital de Guatemala.

El Municipio está situado en la parte norte del departamento de Quetzaltenango, en la Región VI o Región Sur-Occidental. Se localiza en la latitud 15° 02' 53" y en la longitud 91° 38' 25". Limita al Norte con los municipios de Cabricán; al Sur con los municipios de Palestina De Los Altos y Sibilia; al Este con el municipio San Carlos Sija; y al Oeste con el municipio de Río Blanco (San Marcos).

La extensión territorial es 16 kilómetros cuadrados. El Municipio es frío con temperaturas que oscilan entre los 8 a 23 grados centígrados, y altitud de 2,500 a 2,600 metros sobre el nivel del mar.

Las principales vulnerabilidades consideradas por los comunitarios son:

  • Ubicación de las viviendas
  • Calidad de construcción de viviendas
  • Capacidad de respuesta para enfrentar los riesgos
  • Manejo de desechos sólidos
  • Gestión del recurso hídrico con enfoque de cuenca
  • Participación institucional local

La Ubicación de las viviendas” los comunitarios consideran que más de la mitad de las viviendas se encuentran ubicadas muy cerca de las amenazas, esto se da básicamente porque son comunidades muy pequeñas. Además la calidad de la construcción de las viviendas no es la adecuada, por tal razón “más de la mitad de las viviendas no brinda seguridad a sus habitantes, pues no se usan técnicas de construcción sismo-resistentes”.

La categoría de vulnerabilidad de tipo social “Capacidad de respuesta para enfrentar los riesgos” obtuvo un valor de 3 en ambas comunidades, lo que significa que los comunitarios consideran que más de la mitad de la población no poseen conocimientos sobre gestión de riesgos, no poseen planes de emergencia y no conocen a las instituciones de primera respuesta.

Los habitantes de las comunidades consideran que las autoridades, actores locales e instituciones públicas realizan acciones de manejo de uno de los recursos naturales pero sin considerar el enfoque de cuenca, lo que significa que se realiza algún tipo de acción de conservación de recursos naturales a nivel comunitario pero se trabaja únicamente a nivel local, no se realizan acciones más integrales y a un nivel más amplio.

Por ubicarse a una altura mayor a 2,500 metros sobre el nivel del mar, predomina el clima frío, con mayor incidencia entre los meses de noviembre a enero, provoca fenómenos naturales tales como: heladas y vientos fríos del norte, aunque existen aldeas del norte, en las que predomina el clima templado. La bio-temperatura está entre 12.5 y 18.6 grados centígrados

VI. Resultados esperados

Mediante el cumplimiento de los indicadores podemos visualizar el avance en relación a la instalación de capacidades a familias y grupos organizados de las 10 comunidades mediante un proceso de capacitación sistemática que inicia desde el conocimiento teórico sobre gestión de riesgos, preparación para la emergencia y plan de respuesta local, para continuar con la elaboración de herramientas de diagnóstico en la cual se refleje escenario de riesgos, basado en estos insumos se trabajará el plan local de respuesta para la prevención y mitigación de riesgos latentes en las comunidades; llegando a esta fase última, las familias y comunidades han finalizado la temática requerida por la CONRED para la constitución y acreditación de las COLREDES por lo cual al final se pretende acreditar al menos un 50% de las comunidades que se acompañaran con eses proceso formativo.

Al mismo tiempo se pretende tener como resultado fortalecer las capacidades para la atención a emergencias en la Arquidiócesis, por lo cual se evidencia la actualización de conocimientos relacionado a la atención a emergencias, conforme a estos insumos se pretende readecuar mediante cesiones de trabajo requeridas, algunos aspectos necesarios en las herramientas (Plan institucional de Respuesta a Emergencias – PIRE –) para una atención pertinente hacia las comunidades.

También se pretende establecer un proceso de formación, teniendo como principal tema lo establecido en las cartas humanitarias dirigido a líderes comunitarios, quienes a su vez multiplicaran éstos conocimientos a las familias para que se pueda cumplir un buen porcentaje de las normas establecidas en momentos de emergencia de manera participativa e incluyente. Para ello se ha considerado la adecuación de herramientas y protocolos a nivel comunitario, relacionadas a atención y traslado de información precisa de la emergencia, esto con pertenencia cultural.

En esta fase se insumará mediante herramientas básicas a los grupos organizados de cada comunidad para una atención primaria (herramientas de labranza y protección, botiquines básicos, entre otros) desde lo local mientras se incorpora el sistema nacional en los casos de emergencia. Esto permitirá en algún momento de emergencia que la reacción de las organizaciones sea inmediata y que a través del uso de estos medios puedan salvar vidas o dar una atención primaria a casos especiales.

En esta fase se aterriza en acciones concretas de respuesta al escenario de riesgos identificado en el proceso de formación y capacitación como parte de las medidas de prevención y mitigación de daños para la ejecución de los micro-proyectos se pretende trabajar el enfoque de incidencia para que estos puedan gestionar un porcentaje de apoyo económico para que la ejecución cuente con la intervención de las autoridades municipales y locales.

Durante el proceso de ejecución del proyecto y de acuerdo a la naturaleza, se pretende desarrollar un proceso de sistematización en donde puedan reflejarse las experiencias exitosas y las buenas prácticas que se tendrán durante el proceso de ejecución del proyecto. Esto permitirá reproducir las mismas experiencias en otras comunidades a nivel nacional e internacional.